¿Qué portátil me compro?

Fuente: Canva

David Fernández Marín

Tiempo estimado de lectura: 4 minutos. 

Conocerás lo más indispensable y básico para la compra de un portátil.

Existe una gran variedad de portátiles para cubrir cualquier necesidad, no importa el objetivo: jugar, de carácter más técnico como para llevarlo a clase, a la universidad, tenerlo en casa para ver películas… Eso es indiferente, pues en pleno siglo XXI la oferta no deja de subir y por tanto… ¡de ponerlo más fácil!

Aún así, el momento de búsqueda puede resultar muy tedioso la primera vez que entras a una página web para comprar, pues hay cientos de modelos que, a primera vista, pueden parecer iguales. Sin embargo, siempre hay algunas diferencias que se han de tener en cuenta.

Tipos de portátiles:

Gaming: Normalmente son de un tamaño grande los hay más compactos pero tienen un precio más elevado. La mayoría de los portátiles gaming también sirven para la edición de video, pero algunos portátiles para edición no sirven para el gaming o están muy limitados como es el caso de los MacBooks.

Tienen muy buena conectividad pero se recomienda una base con ventilador cuando lo estemos usando para jugar.

Ultrabooks: Muy delgados y ligeros, perfectos para llevarlo a todos lados.

No por ser más pequeños y ligeros son más baratos, de hecho, al ser más compactos son más caros, ya que buscamos un mínimo de potencia en menos tamaño. Tienen un punto flaco que suele ser la conectividad: podríamos tener solamente un puerto USB y seguramente no tengamos puerto HDMI (por lo que tendremos que conectarlo por el puerto C).

Económicos: Los materiales usados para su estructura suelen ser más baratos, son muy populares entre los estudiantes, porque muchas veces lo único que hacemos es abrir un pdf o utilizar aplicaciones ofimáticas.

2 en 1: Básicamente pueden ser o un portátil o una tablet. Hay que poner especial atención a los que estén en un rango de precio bajo porque los componentes no suelen ser de portátil, suelen tener componentes destinados a tablets e incluso móviles.

Ahora os mostraremos una pequeña guía sobre los componentes (hardware) del portátil.

Procesador: Existen 2 líderes en este campo: Intel y AMD. Debemos elegir un procesador a la altura de lo que vayamos a realizar, no nos podemos quedar cortos y tampoco queremos pasarnos de precio.

Gama Alta: La gran mayoría son de Intel ya que debido a su tipo son más frecuentes en los portátiles. Esto no significa que AMD se quede atrás, sino que encontrarás muchísimos más con Intel.

Ejemplos:  Intel Core i7-8750H o Ryzen 7 3750H 

La letra final es para indicar que son más dedicados para workstation/gaming

Gama media: Aquí encontraremos algunos i5 y Ryzen 5 , más enfocados a productividad y realizar trabajos de más potencia.

Ejemplos: Intel Core i5-6300 y Ryzen 5-3500U 

Gama baja: Hace 2 años compré un portátil que poseía un procesador inferior a uno de gama baja, por eso yo recomiendo no bajar nunca de la gama baja. Como ejemplos de de gama inferior a la baja tenemos: pentium, atom, celeron (Intel) y en AMD podemos encontrar los A4.

Ejemplos: Intel core i3-4005U y Ryzen 3-3200U

Elegir procesador es lo más tedioso pero si de verdad quieres comparar al detalle existen páginas como www.cpu-monkey.com que pueden ayudarte. Solamente tienes que escribir el nombre del procesador y podrás ver las diferencias entre ellos.

RAM: Ahora veremos otro componente esencial, aquí no hay realmente mucho sobre lo que discutir. Lo ideal es siempre un mínimo de 4 GB, pero si podemos optar a 8 GB mucho mejor.

Otra opción es comprar el dispositivo con 4 GB y en el futuro ampliarlo.

¿Qué implica tener más RAM? Permite tener abiertas más aplicaciones y nos ayudará mucho al realizar varias tareas. Si buscamos más potencia tanto en gaming o edición de vídeo deberíamos optar por 16 GB (ya que su precio es óptimo en relación a lo que ofrece). Además, en todos los casos es recomendable revisar que ponga: DDR4

También las hay de DDR3, pero si podemos optar por las otras mucho mejor. Si vemos que tienen una L (DDRL4 // DDRL3)  esto significa que tienen un consumo energético menor pero también tiene un menor rendimiento. Además, otro problema es que están soldadas a la placa base, lo que prácticamente anula las opciones de ampliar la memoria.

Pantalla: La gran mayoría de ordenadores (incluidos los portátiles) tienen Full HD (1920 x 1080). En lo personal recomiendo siempre como mínimo esta resolución, que no es difícil de conseguir (hay portátiles por 230€ con esta resolución).

También disponemos de la opción con pantalla táctil, esto es obviamente a gusto de cada persona, normalmente los 2 en 1 (convertibles)  tienen pantalla táctil.

Tarjeta gráfica: Solamente si queremos edición o gaming tendremos que mirar una tarjeta dedicada, como por ejemplo una GTX 1070.

En el caso de que no estemos interesados la tarjeta integrada que nos viene por defecto bastará.

En mi caso no tengo una tarjeta gráfica dedicada, uso mi portátil para ofimática e incluso simular otros sistemas operativos como Ubuntu y nunca he tenido problemas, pero claro, no permite juegos medios-altos.

Almacenamiento: En los últimos años los precios de los SDD y M.2 han cambiado mucho y ahora son más asequibles.

Lo más barato en precio/capacidad son los discos duros (HDD).

La principal diferencia es sin dudarlo la velocidad. Los HDD son más baratos pero son más lentos, por encima en velocidad estarían los SDD y los M.2.

Para los estudiantes o para simples tareas, es muy recomendable tener un SDD/M.2

Notaremos un gran aumento de velocidad cuando abrimos programas o archivos, pero claro, normalmente los SDD suelen venir en capacidades de 256 GB y 128 GB, algo que para el gaming no es muy aconsejable; hay una gran variedad de juegos que pesan poco pero sabemos bien que hay juegos desde los 50 GB hasta los 120 GB.

Muchas veces nuestros portátiles vienen con una pequeña ranura para montar 2 discos de almacenamiento por ejemplo, un disco SDD que ya viene y podemos optar por instalar un M.2.

Cuando tenemos un portátil de muchos años y sabemos que tiene HDD, podemos cambiarlo por un SDD, lo que hará que el portátil tenga una segunda vida. En el caso de no estar seguros de si lo tiene, se puede comprobar de una forma muy sencilla: pulsamos el botón con el logotipo de windows y escribimos: Administrador de tareas, entonces se nos abrirá una ventana, en la cual seleccionaremos en la parte superior la opción rendimiento y luego en disco, entonces se nos mostrará el nombre del disco y podremos ver si es HDD u otro.

Batería: Importante mirar la autonomía, puesto que son portátiles y queremos que tengan la mayor posible. Cabe destacar que los portátiles que tienen una tarjeta gráfica integrada no podrán usar todo el potencial cuando no estén enchufados, esto es debido a que la batería se agotaría en un abrir y cerrar de ojos.

Conectividad (Puertos): El diseño se paga, en especial los portátiles con un plus de movilidad como los ultrabooks, mucho más finos que los demás pero también tenemos menos puertos menos puertos USB y rara vez HDMI.

Con todo esto, algo importante es pensar si realmente vale la pena comprar un portátil de 700 euros por su apariencia primera, o por la marca a la que pertenece, ya que, no siempre se le saca el partido que podríamos. Por tanto, en el momento de la compra es bueno recordar también mirar directamente en la página oficial de la marca de dicho portátil, ya que más de una vez salen ofertas flash. Muchas veces, sin embargo, tendemos a mirar siempre en sitios webs famosos, sin darnos cuenta que en alguna página oficial, como por ejemplo Huawei, ofrece regalos con la compra de un portátil valorados en 40 euros e incluso, más totalmente gratis.