¿Qué es para ti La Tierra?

Teresa López

Hoy, 22 de abril del 2020, es el Día de la Tierra. Se proclamó día mundial el pasado 22 de abril de 2009 por la Asamblea General de Naciones Unidas. Con ello, se pretende reconocer que la Tierra y sus ecosistemas son nuestro hogar, y que para alcanzar un equilibrio entre las necesidades económicas, sociales y ambientales de las generaciones presentes y futuras hay que promover la armonía entre la naturaleza y el planeta Tierra.

Por ello, el equipo de En El Vértice, ha querido rendir un homenaje a su hogar, a través de las palabras de Teresa López, ¿qué es para ti La Tierra?

“Para mi la Tierra es un planeta y me encantan los planetas” “La Tierra mola mazo” “Hay que partir de una base y es que el universo, realmente, el fin que tiene y el origen es una gran partida del tragabolas” “En la Tierra hay gente y la gente hace cosas” “Y la Tierra es vida” “Para mí la Tierra es azul” “Es una madre que mece, cría, enseña, alimenta, sufre que llora, se marchita, y muere” “Es hogar” “Es la pachamama es la conexión entre todos los seres vivos”

“La Tierra tiene 4.543 años y hace tan sólo dos millones y medio aproximados que el género humano fue creado sobre la faz de la Tierra. Encontramos alimentos, agua, cobijo, luz y oxígeno. Inventamos el lenguaje, las pinturas rupestres, las pirámides, la música, la imprenta, la máquina de vapor, el avión e internet. Y llegó un momento en que nos creímos autosuficientes, creímos que dejamos de ser interdependientes. Nos llenamos de superioridad y echamos a andar sometiendo toda la realidad bajo nuestros pies.

Mientras la Tierra siguió bailando el Sol y nos dio 365 días por vuelta, mientras la Luna siguió girando alrededor de la Tierra. Nos dio los 12 meses, de enero a diciembre y por cada abril, una primavera. Mientras la Tierra siguió rotando sobre sí misma, dividiendo nuestro tiempo en la noche y el día. La Tierra es un hervidero de vida, una Madre que le canta una nana a su niña para que se quede dormida. Un hogar en el que brota una semilla. Una fuerza que ruge, que gira, que tiembla, que abriga. Un abrazo que nutre, que protege y que  guía. Una niña que  mira una estrella antes de caerse dormida. Una flor que se  marchita. Un palpitar  permanente que permite la vida a todos los seres que la habitan. Eres el vientre de la biodiversidad , eres un silencio lleno de dolor. Eres eterna, eres vulnerable.

Quiero conectar con la naturaleza mis pies descalzos sobre la Tierra. Mis pulmones abiertos a su aire. Mis ojos a su belleza. Y mi mente a su verdad. No quiero hacerte daño. Quiero cuidarte. Quiero valorar tu belleza y respetar la vida que albergas. Perdónanos, madre. Porque siempre nos diste el aire y solo supimos maltratarte. Perdónanos, madre porque esta inteligencia no nos sirve de nada si es para matarte. Gracias por permitirme existir. Despertemos que está amaneciendo y parece más vivo el vivir.”